Renovarse o morir, la clave de la serigrafía actual

Lifestyle portrait of attractive young man holding cell phone, having effectively discussed with customer or partner art prints for commercial applications. Small business owner in silkscreen workshop

Lifestyle portrait of attractive young man holding cell phone, having effectively discussed with customer or partner art prints for commercial applications. Small business owner in silkscreen workshop

La serigrafía está experimentando una gran cantidad de evoluciones en un tiempo récord. Desde las técnica de preimpresión serigrafía hasta los materiales con los que se trabajan han hecho que esta técnica de impresión haya cambiado tanto a lo largo de las últimas décadas que realmente quede muy poco de la técnica original.

La serigrafía es una técnica de impresión antiquísima, con miles de años de antigüedad. Durante siglos, la técnica solo se varió sutilmente, sin tener cambios importantes. Pero a partir de la segunda mitad del siglo XX todo comenzó a cambiar y el proceso de mecanización hizo que poco quedara de los métodos artesanales de antaño.

Las máquinas evolucionan

Todo el proceso se lleva a cabo con máquinas y estas cambian y evolucionan con gran rapidez para lograr dos cosas esenciales en este terreno: calidad y rapidez. Los clientes quieren trabajos de una gran calidad, con una definición perfecta y colores vivos e imágenes muy realistas. Pero también quieren que se les proporcionen con celeridad para poder llevar a cabo sus campañas, que cada vez son más cortas y más continuadas.

Además, estas campañas requieren de impresión en materiales muy diferentes y de la fabricación de productos muy variados, lo que hace que el trabajo sea cada vez más especializado y tenga que abarcar un mayor número de terrenos.

Con todo esto, las empresas de serigrafía necesitan realizar grandes esfuerzos para mantenerse al día y para estar siempre a la última. Estar en la vanguardia no es un orgullo, es una necesidad para poder mantenerse en el mundo laboral y conseguir que los clientes sigan confiando sus encargos.

Quedarse atrás es sinónimo de no poder competir y de una muerte anunciada al no estar a la altura de las exigencias de un mercado cada vez más rápido, más duro y más evolucionado.

El papel de los distribuidores

Un papel fundamental en este terreno lo juegan los distribuidores de serigrafía que son capaces de ofrecer asesoramiento especializado a las empresas y mantenerlos al tanto de todo lo último en este campo para que no tengan que estar estudiando las novedades en el sector, sino que puedan confiar en que lo hagan por ellos, les transmitan la información y les den consejos efectivos para mantenerse en la cresta de la ola.

Elegir a un buen distribuidor es clave para conseguir renovarse y mantenerse en este sector y seguir siendo un referente para los clientes.