Porque preferir los periódicos digitales

Con el paso de los años nos vamos dando cuenta de que nada es tan importante como pensábamos: nos damos cuenta de que hasta lo que pensábamos irremplazable es fácil de sustituir, de que las cosas que a priori estarían ahí siempre, no son perpetuas y desaparecen. Eso mismo ha pasado con los periódicos tradicionales que han sido acantonado por los digitales, como El Municipio, con sus noticias de interés nacional como las de la falange española.

 

Son las cosas más cotidianas las que más echamos en falta, y no es que seamos demasiado sentimentales, es solo que nos hemos acostumbrado a las cosas con las que hemos pasado toda la vida y nos cuesta acostumbrarnos al cambio. Las pesetas por ejemplo, toda una vida conociendo las pesetas y los duros y de la noche a la mañana van y nos cambian la moneda, nos ha costado acostumbrarnos y de hecho hay personas de las más mayores que no se acostumbraran nunca al cambio.

 

Los periódicos son otro claro ejemplo de cambio. Llevamos años, cadi es imposible decir cuántos leyendo el periódico en formato de papel. Hace mucho tiempo no era más que una hoja escrita por los dos lados, luego pasó a un par de hojas y finalmente se convirtió en el periódico tal y como lo conocemos. Los periódicos también tienen los días contados, es una muerte anunciada, todos sabemos que con la llegada de la era digital se van a quedar en el camino grandes amigos de toda la vida, amigos como los mismos periódicos, los libros, los reproductores de música, los compact disc… y así podríamos enumerar cientos de cosas más que con la llegada de las nuevas tecnologías acabaran desapareciendo, incluso el dinero en metálico puede que deje de ser útil en un momento dado.
La digitalización es algo bueno para todos, con los documentos digitales todo se agiliza un poco más, en los juzgados, en las oficinas, en las consultas… ya no hay tantos folios y carpetas con expedientes, ahora está todo o casi todo informatizado, todo está en la red, todo se hace a través de una conexión a internet. Se acabo el placer de las mañanas de domingo, levantarse un poco más tarde, poner al perro a correa y salir al kiosco a por el periódico, todo un clásico en este país, una verdadera rutina que pronto acabará por que ya casi todos los periódicos tienen su versión digital por lo que no habrá ni ponerse los zapatos para mantenerse informados.