Marketing creativo, la clave para satisfacer a un mercado exigente

3-marketing-creativo

El marketing creativo puede parecer una redundancia, ¿acaso no es una de las claves del marketing la creatividad? Pero precisamente porque se da por asumido que el marketing tiene que tener ciertas dosis de imaginación y originalidad, cuando se refuerza hablando de marketing creativo  se está indicando que lo que es necesario es un plus de todo eso, una dosis extra que vaya más allá de lo que ya se aguarda de este sector. Porque cada vez es mayor la exigencia del mercado y de los clientes y cada vez, por tanto, más el esfuerzo que hay que realizar para poder ofrecer una respuesta satisfactoria.

Los peligros de la originalidad

En el campo de marketing uno de los peligros es que en el deseo de ser originales acabe saliéndonos el tiro por la culata. Marcas como Nivea o Dove tuvieron que retirar anuncios en EEUU en los que querían vender sus productos bajo eslóganes como “El blanco es pureza” en el primer caso o, en el segundo, con un anuncio en el que una modelo de color se quitaba su camiseta y aparecía otra modelo blanca como resultado del uso de sus productos.

Aunque en ninguno de los casos la intención era un anuncio racista, sino que se quería hablar sobre un desodorante que no manchaba la ropa blanca. El segundo caso, el mensaje era que cada piel era bonita, debía de ser cuidada y que en el fondo todos éramos iguales, pero la forma en la que se presentó hizo que no se recibiera de esa manera y la marca sufriera un fuerte boicot.

Es por esto que muchas marcas, antes de sacar una campaña de marketing, realizan una campaña anterior en la cual sus anuncios son vistos por muchas personas anónimas que dan su opinión al respecto.

Regalos publicitarios

Los regalos publicitarios no se libran de este tipo de errores por buscar un exceso de originalidad. Un buen ejemplo lo tuvimos en una carrera solidaria que se celebró en nuestro país con motivo de Día de la Mujer y en la cual las participantes femeninas fueron obsequiadas con productos de limpieza para el hogar.

El regalo fue considerado sexista, los hombres recibían otros regalos, y las marcas implicadas acabaron recibiendo una imagen muy negativa en lugar de conseguir la publicidad positiva que buscaban cuando pensaron en formar parte de la campaña.